Bizcochuelo húmedo de piña y coco quemado

Empalagados Recetas

Este bizcochuelo es parte de un ejercicio psicológico de la prestigiosa universidad de la vida sobre el autocontrol, del cual, yo categóricamente no poseo ni un poquito. Con generosos trozos de jugosa piña y el toque tropical del coco quemado, comer sólo una porción de este decadente espécimen es tan difícil como doblar sábanas con goma. Bueno, casi tan difícil.

Hay dos tipos de personas en el mundo, las que pueden tener un kilo de helado en el freezer durante un mes y comerse una copita por día y las otras (yo) que no pueden resistirse a reventar el pote entero en una sentada. O peor, caer en el clásico autoengaño: Servirse un poquito, luego otro poquito, más tarde otro poquito, y así de pronto el helado hizo una desaparición Copperfieldesca.

bizcochuelo piña

bizcochuelo piñaRecuerdo casas de compañeras donde iba a «estudiar» después del colegio donde uno abría la heladera y encontraba pastafrola, chipa, Toddy helado batido y en la casa, todos flacos merendando yogur con granola. Aquella familia podía tener cosas ricas todos los días a libre disposición y no tener que  vivir en un constante coma diabético por tragarse una torta entera viendo media hora de televisión basura.

En mi casa, por el contrario, con un 90% de comida de dieta desde que me acuerdo, siempre un tema encontrar la moderación. Apenas se asomaba la bolsa de pan calentito recién llegado del súper, empezaba la batalla campal. Una vez mi hermano terminó en el hospital por una pelea que empezó por una milanesa (algún día voy a dedicar un post entero a ese caso de la vida real).

bizcochuelo piña

bizcochuelo piñaCuando cociné esta torta, pensé que la madurez de alguna manera me habría cambiado tras tantos años de perdición. Me dije a mí misma ingenuamente «si merendás un pedacito todos los días, no es tan heavy metal y podés darte un gustito y no tener que reventar de culpas». El día uno, me serví una porción y llegó Juanma y le serví una a él y volví a servirme. Y así, entre picoteo y picoteo, probada y probada, bocadito y bocadito, para las 10 de la noche, tres cuartos de la torta era historia.

Manteca, pan nuevito, quesos ricos, galletitas de manteca, arroz en cualquiera de sus presentaciones… Hay cosas que si están disponibles y a mano, se liquidan en un sácate.

bizcochuelo piña

bizcochuelo piñaEste bizcochuelo desde hoy parte de esa larga lista de irresistibles.

Bizcochuelo húmedo de piña y coco quemado Imprimir

Tiempo de preparación
15 mins
Tiempo de cocción
50 mins
Tiempo total
1 hr 5 mins
Precio: $$
Dificultad: Fácil
Porciones: Dos moldes para budín medianos
Ingredientes:
  • Una taza y media de coco rallado
  • 100 gramos de manteca a temperatura ambiente
  • 1 taza y media de harina común
  • 1 taza de azúcar morena
  • 1 cucharita de bicarbonato de sodio
  • ½ cucharita de sal
  • 3 huevos
  • 1 taza de crema agria
  • 1 lata de piñas en almíbar
¿Qué hago?
  1. Precalentar el horno a 180 grados. Enmantecar y enharinar dos moldes para pan medianos o un molde tradicional redondo.
  2. Abrir la lata de piña y colar durante por lo menos 5 minutos para eliminar el exceso de almíbar. Después, cortar las rodajas en trozos cuadrados pequeños.
  3. En una sartén sin aceite, colocar de a media taza el coco y sin parar de revolver y a fuego alto, tostar hasta que apenas empiece a dorarse. Realizar esta acción con todo el coco, teniendo cuidado que no se queme.
  4. Mezclar en un bowl la harina, el bicarbonato y la sal. Dejar a un lado.
  5. Con batidora eléctrica, batir en otro bowl durante 3 minutos la manteca con el azúcar hasta obtener una textura cremosa. De a uno ir agregando los huevos sin parar de batir. Luego, de a poco sumar la crema agria y la harina batiendo a velocidad mínima hasta integrar todo.
  6. Por último, añadir los trozos de piña y coco y revolver con cuchara de madera lentamente y con movimientos envolventes.
  7. Colocar la mezcla en los moldes. Cocinar en el horno durante 50 minutos o hasta que al meter un escarbadiente en el medio, éste salga limpio.
  8. Dejar enfríar antes de desmoldar. Se puede guardar en la heladera hasta una semana.

Posts relacionados